Ponemos notas a El Qüenco de Pepa, en Chamartín